martes, 26 de agosto de 2014

Una Colleja de Simeone son 8 partidos. Dar de patadas a Casquero, son 4.


Cuando se comete una injusticia, hay dos tipos de sinvergüenzas. Los que cometen la injusticia, y los que se muestran indiferentes o incluso apoyan a los que cometen la injusticia - en realidad, la indiferencia es una manera silenciosa de apoyar la injusticia -. Sancionar a Luis Suárez de la manera en la que se ha hecho, cuando si no estoy equivocado, Pepe no recibió ningún tipo de sanción por agredir a Lisandro López primero clavándole los tacos en el muslo y patear la cabeza de Cisshoko después - si lo coge bien lo podía haber mandado al cementerio... esto no es lo mismo que un mordisco -, es impresentable.

Pero podríamos justificarlo pensando en que, por primera vez, se quiso dar un verdadero ejemplo e imponer una sanción fuerte que advierta a los jugadores de lo que puede pasar si continúan realizando conductas antideportivas.

El problema llega, cuando Sergio Ramos agrede a Mandzukic y no pasa nada, y mejor aún, cuando Cristiano Ronaldo le suelta puñetazos a Godín - por los que Kluivert en la 99-00 recibió 4 partidos de sanción en un Rayo - Barcelona, intentando zafarse del pegajoso marcaje de Cota -, y el tema prácticamente pasa desapercibido, como en su día la bajadita al parking de Mourinho que debería haberle retirado toda la temporada de los banquillos tras haber hecho meses antes, la rueda de prensa que hizo, con sus famosos "puqué..."

Más grave todavía es la noticia que se produjo ayer. Ocho partidos de sanción a Simeone - o sea, más grave que bajar al Parking a intimidar a un árbitro, que llamar Hijo de Puta a Paradas Romero, que decir que Unicef y la UEFA pueden darte Champions, etc... -, por dar una colleja al árbitro. Por supuesto, merecía una sanción porque esas no son formas, pero ¿cómo es posible que por esa acción obtenga la misma sanción que tuvo Pepe en su día cuando propinó numerosas patadas a Casquero en el suelo con el juego parado y posteriormente asestó un puñetazo a Albín que sólo intentaba detener su impresentable conducta? Su sanción, de 10 partidos, fue en realidad de 8 por agresión - cuatro por la agresión a Casquero y cuatro por la agresión a Albín -, con lo que nos queda claro que darle una colleja al cuarto árbitro, es peor que dar de patadas a un jugador que está en el suelo o pegar un puñetazo en toda la cara a otro. ¿Cuál sería la sanción para Simeone de haber hecho algo así? ¿40 partidos?

No debe extrañarnos. Hace no demasiado, toda esta gente llamó "Hijo de Puta" a Paradas Romero y no pasó nada, porque realmente "Hijo de Puta no puede considerarse un insulto" - dijeron... -. Suena a ciencia ficción, pero está pasando. Que sucediera antes cuando no había 'Pay per view', no existía Internet y sólo estaban las radios y a veces la tele para informarnos, pues bueno. Pero que suceda ahora mismo, de una manera tan descarada, es vergonzoso.

Lo más grave, es que las agresiones de Ramos y Cristiano Ronaldo - como ya dije el otro día, la maquinaria mediática de esta gente, hace que un buen partido tape veinte malos o que en este caso sus agresiones tengan menos voz que una colleja de Simeone -, caerán en el olvido, como el recital de actitudes vergonzosas protagonizadas, no sólo por Mourinho, sino por los jugadores, directiva y todo el madridismo durante la época de Guardiola. Desde el "dedo que señala el camino", hasta acusar a Unicef de darnos Champions, pasando por las quejas del calendario, de jugar días antes, de Villaratos, gestos de robo, vete de fiesta con ellos, bajadas al parking, agresiones de Arbeloa que darían para hacer una película de miedo, acusaciones de dopaje...

Que gracioso es, que siga existiendo gente que no entienda porqué muchos sin ser barcelonistas o colchoneros, son simplemente "antimadridistas". 

lunes, 25 de agosto de 2014

Bien el Barça y bien Munir, pero los pies en el suelo...

Foto / AFP

"La humildad". Se asociaba mucho "la humildad" a Guardiola y su Barça. Desde Madrid llamaban a Guardiola hipócrita y falso, por intentar hacer ver por ejemplo, que equipos como L'Hospitalet de Segunda 'B' eran rivales peligrosos y había que tomarse en serio aquellos partidos. No era cierto. Guardiola no mentía, ni estaba siendo hipócrita, sino que sabía perfectamente que si no respestas a tu rival y te crees tan bueno que puedes ganar sin dar el máximo en cada partido, ahí empiezan los problemas.

El mismo lo vivió en sus carnes por ejemplo ante el Numancia en la 95-96 bajo el mando de Johan Cruyff. Un equipo de Segunda "B" tremendamente humilde, que llegó a adelantarse en la eliminatoria ante la indignación de Cruyff, que arremetió duramente contra sus jugadores, sobre todo tras el 2-2 del partido de ida, en el que el equipo ofreció una imagen lamentable a pesar de conseguir un resultado positivo.

domingo, 24 de agosto de 2014

Barcelona 3-0 Elche. Volvió el mejor Barça y por ende volvió el mejor Messi

Foto / EFE

Cuando decía en partidos como ante el Helsinki o el Club León que, independientemente del nivel que tuviera el rival, era para ilusionarse con el trabajo realizado, lo hacía partiendo de la idea de que la clave siempre está en el orden e intensidad mental y física que seas capaz de ofrecer. Esto sólo depende de ti, y da igual si tienes delante al Bayern o a un equipo de Tercera, puedes detectar cuando las cosas se están haciendo bien.

Barça 3-0 Elche

Messi mins. 42 y 63, Munir min. 46


Hoy por ejemplo, el gol no llegaba y la victoria era prácticamente obligatoria por jugar como locales ante un rival que tiene como objetivo mantener la categoría. Muchos se basan erróneamente en estos argumentos para juzgar si lo estás haciendo bien o lo estás haciendo mal, pero la realidad es que el Barça lo hizo de Sobresaliente, independientemente del resultado que reflejara el marcador y prácticamente desde el minuto 1, hasta finalizar el tiempo añadido del segundo tiempo.

Barça - Elche. Rival asequible al que las circunstancias convierten en complejo

Foto / Getty

Estando en nuestro mejor nivel competitivo, no me cabe la más mínima duda de que el Elche sería un buen rival para cumplir los objetivos de comenzar la Liga ganando y gustando. Sin embargo, encontrándonos en las circunstancias en las que estamos, creo que el Elche es un rival tremendamente peligroso por distintos factores.

Lo primero es que contamos con numerosas e importantes bajas. Sobre todo en ataque, nos faltarán nuestros dos hombres más intensos en la presión y el desmarque - Luis Suárez y Pedro (está en la lista de convocados pero parece que no jugará de inicio) -, así como un atacante de gran talento como Neymar. Munir y Sandro son los dos jugadores del "B" que Luis Enrique ha convocado para subsanar esos problemas, y creo que son dos opciones tremendamente fiables - aunque personalmente creo que tanto Adama como Dongou acabarán superando a Sandro en los planes de Luis Enrique -, pero sin experiencia en partidos oficiales complejos, como puede ser el de hoy, es muy probable que la mente les juegue una mala pasada y por tanto su rendimiento se vea resentido.

sábado, 23 de agosto de 2014

La Liga es prioridad y la primera vuelta absolutamente clave

Foto / Getty Images

Hoy comienza la Liga. Lo hace mañana para nosotros. Es el torneo de la regularidad. El torneo que se decide en 38 partidos, no en dos o en uno, y por tanto el margen de error es mayor. Dificilmente suele ganar un equipo que no es el mejor, a diferencia de lo que sucede en torneos como la Copa o la Champions.

Por este motivo, porque creo que seguimos siendo como mínimo el mejor equipo de España a pesar del deteriorio sufrido por la paupérrima gestión de esta Junta Directiva - no Zubizarreta, no Tito, no Tata... que sí han sido "cómplices", pero no los principales responsables -, la Liga tiene que ser prioridad. 

La Liga ha cambiado respecto a hace 8-10 años. Por aquel entonces un equipo que alcanzara o superara los 80 puntos solía ser campeón. Hoy necesitas alcanzar y superar los 90 puntos para poder serlo - aunque la pasada temporada como esperaba, Barça y Real Madrid bajaron tanto su nivel que con 89 el Atlético pudo ser campeón -, y para alcanzar este puntaje realizar una primera vuelta casi perfecta, es fundamental.

Un "flojo" Atlético vuelve a dejar en evidencia al Real Madrid

Foto / EFE

Y cuando digo "flojo" quiero matizar y concretar un poco más de lo que he hecho en estos últimos días. Porque que el Atlético es un equipo que basa su fuerza en el contragolpe está claro y para nada es recriminable - recriminable es por ejemplo jugar así casi siempre y que cuando te juegan así te quejes, que es lo que hace el madridismo... -. Lo que es recriminable es que tus ataques duren menos que un caramelo a la puerta de un colegio.

No era tanto poner a Griezmann o a muchos delanteros, como hacer un juego más completo. El Atlético de Madrid puede y debe tener más la pelota ante un Real Madrid que no es precisamente el mejor Barça de la historia en cuanto a orden e intensidad en la presión.