lunes, 2 de marzo de 2015

Sólo 21 partidos y 3 virtudes nos separan de una temporada de ensueño

Foto / uefa.com

Volvemos a depender de nosotros mismos para ganar los tres títulos. Somos el único equipo de España que puede hacerlo, aunque la pasada temporada a estas alturas estábamos en una situación similar. La ventaja de esta temporada, es que gracias a que Luis Enrique se decidió a molestar a los jugadores, el nivel competitivo del equipo es bastante superior a lo que vimos la pasada temporada y eso se comprueba tan sólo echando un vistazo al Manchester City - Barcelona de la pasada temporada, y al actual.

Sorprendentemente, la pasada temporada sacamos un resultado mejor (0-2), y es que esa es una de las tres cosas que necesitamos en lo que resta de temporada para triunfar: SUERTE. La suerte de que sin ser demasiado mejor que el rival, consigas superarlo incluso con claridad. Yo para esta temporada no pido tanta suerte como aquel día, o como cuando en el Pizjuán el Sevilla no paraba de fallar el 2-0, empatamos con un gol clarísimamente fuera de juego y acabamos imponiéndonos 1-4, o cuando en el Bernabéu parecía claramente más cerca el 4-2 que el 3-3 y acabamos consiguiendo ese 3-3 con un penalti y expulsión que facilitó mucho las cosas.

La suerte es fundamental para conquistar títulos, y quien no lo crea así, que se revise cómo ganamos el "triplete" o las memorables Liga y Champions de la temporada 2010/11. El penalti que paró Pinto en Mallorca cuando estábamos con 10 jugadores e iríamos a jugar una prórroga en un partido donde estábamos siendo inferiores. El golazo de Iniesta a pocos segundos de terminar ante el Chelsea... Pudimos haber repetido el triplete en 2011, pero al linier le dio por señalar un fuera de juego tremendamente dudoso de Pedro ante el Real Madrid y acabamos perdiendo. En Champions, Mascherano y Valdés, salvaron al equipo cuando Bendtner parecía que ibamos a dejarnos fuera de una Champions en la que el Real Madrid pasaba a ser el máximo favorito si nos hubieran eliminado. En ambas Ligas, no necesitamos tanta suerte, porque el Real Madrid no consiguió hacer tantos puntos en aquella época. Esta temporada, con arbitrajes similares a los de la 2011-12, está haciendo más y por tanto está volviendo a costar y también necesitaremos que ese puntito de suerte juegue a nuestro favor.

Sin embargo, faltan dos cosas más para triunfar esta temporada. Las dos cosas afectan de manera directa sobre la suerte que tienes, y la VOLUNTAD para trabajar al máximo y finalmente la CONFIANZA en nosotros mismos. Y es mucho más fácil decirlo y decirle a los demás lo que necesitan, que aplicarlo. Casi todos podríamos hacer entre más y mucho más en nuestro día a día, pero nos falta muchas veces confianza y voluntad para trabajar más. Cierto es que a estos trabajadores se les paga de una manera, en la que es más recriminable sobre todo que les falte voluntad.

En el mejor de los casos, nos quedan 21 partidos por delante, y los 21 son finales. Varios de ellos, tendrán más trascendencia y nos exigirán mucho más que otros, aunque casi todos valdrán al final lo mismo: tres puntos en Liga, y el pasar o no las eliminatorias. Para conseguir los mejores resultados posibles necesitas grandes jugadores trabajando como un equipo, y sobre todo desde que comenzó el 2015 lo estamos haciendo. Cuando se trabaja a ese nivel, con los conocimientos tácticos que tiene este equipo fruto de la enorme experiencia de tantos años sometidos a los mismos sistemas defensivos y ofensivos, más importante que los matices que pueda ofrecer Luis Enrique, es la solidaridad, compromiso y confianza que pueden tener los jugadores.

La confianza, como casi todo lo que tiene que ver con la psique humana es muy complejo. Se puede trabajar, pero la mejor forma de obtenerla es que en tu entorno impere un buen ambiente y que los resultados lleguen. Por esa razón, doy más importancia a la voluntad que a la confianza, porque con voluntad, es más fácil que aparezca la suerte, los resultados lleguen y crezca la confianza. Ahora mismo la tenemos. Las cosas, a excepción de ese tropezón ante el Málaga, están saliendo y seguirán saliendo si los jugadores creen en ello, dan el máximo y tienen el punto de suerte que se necesita para poner el broche de oro a ese sacrificado trabajo. Si no es así, si no hay voluntad, posiblemente no exista posteriormente confianza y finalmente la suerte nos juegue en nuestra contra, permitiendo que el color del triunfo, sea blanco y el del fracaso blaugrana.

Está en nuestras manos, porque somos mejores.

Vamos Barça

domingo, 1 de marzo de 2015

El Real Madrid no pudo, ni robando.

Foto / @simiolopez

Volvemos a depender de nosotros mismos. Como siempre desde que Rijkaard en Febrero de 2004 dio con la tecla, y a pesar de haber padecido dos temporadas (como la 2011/12 y la actual) en la que por los arbitrajes era prácticamente imposible campeonar.

Somos mejores que ellos, pero sólo trabajando cerca de nuestro máximo nivel, y ese ha sido nuestro problema desde 2006 hasta 2008 y desde 2012 hasta la actualidad, aunque Luis Enrique está consiguiendo un milagro en base a las circunstancias del equipo - con un entorno bochornoso, que en lugar de denunciar la encerrona miserable realizada ayer por el Granada, acusó al equipo de jugar mal, a pesar de que Luis Enrique sí se atrevió esta vez a decir la realidad en rueda de prensa: "felicitar a los jugadores, porque fueron capaces de dar más de tres pases seguidos en estas condiciones"... -.

Rexach, las pizzas de Messi y las normas de Luis Enrique

Foto / fcbarcelona.com

Intenté callarme al ver como esta gente que se ha adueñado de la poltrona, colocaba a la llamada "Comisión Técnica", tras echar al "escudo humano" Zubizarreta, pero hoy es imposible hacerlo. Leer al 'Sport' casi cada día tan tranquilo y contento hablando de "los fichajes que quieren Braida y Bartomeu", dejando claro sin tapujos que la opinión del entrenador les importa tanto como les puede importar la mía, es decir, nada. Y esto es absolutamente alucinante. Quiero recordar, que si algo no me he cansado de repetir, es que este Modelo Deportivo depende fundamentalmente de que el entrenador sea referencia principal a la hora de pedir las altas y las bajas del equipo y cuando no es así, nos convertimos en lo que ya dije que esta gente quería convertir el Barça antes de las elecciones de 2010 cuando aseguraban que no eran "una Directiva intervencionista" cuestionados sobre el tema al recordarles que quisieron echar a Rijkaard, Xavi, Valdés, etc... cuando Rosell era Vicepresidente entre 2003 y 2005.

sábado, 28 de febrero de 2015

Granada 1-3 Barcelona. Suárez nos salva de una intolerable encerrona


Ya la vivimos en Getafe, pero la de hoy fue muchísimo peor. En cuanto vi al Granada ir a trabajar defensivamente en nuestra mitad de campo y que tras unos minutos el Barça era incapaz de dar más de dos pases, entendí que obviamente habían destrozado el terreno de juego, y así fue al observar en mejores tomas un terreno de juego absolutamente reventado que sería el equivalente a jugar en un campo de tierra.

Granada 1-3 Barcelona

Rakitic  min. 25, Suárez min. 48 y Messi min. 70

Granada - Barcelona. Sin margen de error

Foto / EFE

Podría darse el milagro de que el equipo perdiera una distancia de 6 o 7 puntos con el liderato y acabase ganando la Liga. Podría, porque además el Real Madrid debe pasar todavía por el Camp Nou, con lo que tenemos una gran oportunidad para recortar distancias que ya veremos si somos capaces de aprovechar - realizando un buen trabajo las probabilidades son enormes -. No vamos a esperar sin embargo a "milagros" para intentar ganar esta Liga. Actualmente hay cuatro puntos de desventaja y son 14 los partidos que quedan por delante. Consiguiendo superar al Real Madrid en el Camp Nou, tan sólo necesitaríamos que el Real Madrid dejase de ganar uno de sus partidos, aunque eso también implicaría que nosotros tendríamos que ganar todos los partidos que restan por disputar.

Y queda mucho por disputar. Quedan partidos ante rivales complicados, que no son necesariamente los Atlético de Madrid, Valencia, Sevilla, Villarreal, Málaga... que ocupan las primeras posiciones, sino equipos como el Elche la pasada semana - sigo sin comprender qué hacían yendo al ataque con 0-0 faltando menos de cuarenta minutos para obtener un gran resultado... - o el Granada esta misma semana.