lunes, 23 de mayo de 2016

El partido más increíble de Piqué, Busquets, Iniesta, Neymar y Messi


Foto / EFE
Veo la prensa, y entre unas cosas y otras, no encuentro los justos reconocimientos que los jugadores merecen. Es más, creo que se equivocan bastante al decir cosas como: "Ter Stegen sostuvo"... Con todo el respeto para el gran meta alemán que volvió a estar muy bien, no fue él quien sostuvo al equipo, ya que más allá de 2 o 3 paradas bastante buenas y sobre todo salidas por alto muy fiables - así me gusta, mejorando ahí para ser uno de los mejores del mundo -, sino todo el colectivo en general.

Vamos a dividirlo en trabajo defensivo y ofensivo, y vamos a decir que en lo defensivo pongo por encima de todos a Piqué, Busquets y Neymar, aunque con ciertos remordimientos de conciencia, porque me siento insultando la gran labor de Mathieu, Alba, Alves, incluso Messi, Iniesta y Rafinha, pero creo que deben ser destacados los tres primeros.

Y es que lo de Piqué fue increíble... No sé cuantas veces se lanzó abajo con una limpieza espectacular cortando una y otra vez ataques muy peligrosos, centros, remates... Además, en el juego aéreo estuvo fenomenal - salvo en la acción de la roja a Mascherano, pero claro, el rival también juega y esas acciones no son nada fáciles. Fue más mérito de Iborra que demérito de Piqué -. Para mí, demostró que de poder jugar en un equipo con planteamientos "estilo Simeone", sería el mejor central del mundo con diferencia abismal, puesto que al contar ayer con el apoyo continuo de Alves, Busquets, Rafinha... existía menos espacio y tiempo para los rivales y eso facilitaba muchísimo las ideas a Piqué que desplegó todo su potencial defensivo de una manera increíble. Para mí uno de sus mejores partidos - sino el mejor - con la camiseta del Barça. Sostuvo al equipo defensivamente y junto a él también Busquets, que lo de este tio es que simplemente es de otro planeta.

Como ya comenté en otras ocasiones, en su puesto, en su rol, Busquets es tan superior sobre el resto como lo es Messi sobre el resto de futbolistas del mundo. Ayer, estuvo bien 11 contra 11, y estuvo imperial en el 10 contra 11, cubriendo todavía más espacio y campo del que está acostumbrado a cubrir. Siempre apoyando y cubriendo las zonas del campo que teníamos descompensadas y generando el equilibrio, y aún encima se permite el lujo de sacar la pelota jugada en situaciones muy complicadas con una calidad extraordinaria. Al igual que Piqué y Mathieu, tuvo varias acciones de lanzarse al suelo cortando situaciones complicadas con maestría y de manera providencial.

Y luego está lo de Neymar. ¿Quién me iba a decir a mí que Neymar, que en uno de sus primeros 'sprint' del partido parecía que estaba de resaca, acabaría haciendo el increíble partido que hizo? Para un jugador como él, acostumbrado a moverse sólo en ataque y muy poco en defensa, que le exijan trabajar casi todo el tiempo en su propia mitad de campo y estar atento al lateral rival, es un suplicio, y no sólo lo hizo bastante bien... es que lo hizo de sobresaliente y aún encima espoleó al público en las ocasiones que más lo necesitábamos. Su rebote con MAMARRACHO IBORRA - grande Mathieu también, cuando el impresentable este chocó con exceso de fuerza contra Ter Stegen - me enorgulleció. Pura pasión y toda la razón del mundo en sus quejas, pues para variar, el trencilla permitió que le dieran hasta en el carnet de identidad. El gol, justo premio a su trabajo sacrificado que, si es capaz de mantener, puede llevarle algún día al Balón de Oro, aunque volviendo a la realidad, creo que la gente que le rodea es el mayor problema para él y para el Barça. Pero estamos hoy hablando de lo de ayer, y si hay un partido en el que me rindo ante Neymar, es sin lugar a dudas al de ayer. Gracias, porque sin ese gran sacrificio en banda, hubiera sido imposible que Alba pudiera sostener su banda y el equipo no hubiera ganado la Copa.

Luego está la parte ofensiva, que en parte también tiene un "toque defensivo", y es que cuando estábamos con uno menos, se nos hacía muy complicado estirar el campo y generar espacios a donde no llegara la presión sevillista, por lo que era imprescindible que los jugadores que la tuvieran fueran capaces de pensar lo más rápido posible, y de manera casi milagrosa, mantenerla jugada en situaciones de 2 contra 1 con poco espacio... y ahí estaban Iniesta y Messi consiguiéndolo. Fue absolutamente impresionante lo de estos tios. Cómo la sacaba jugada Iniesta... ¡Qué barbaridad! Dice que no se ve jugando hasta los 40 años, lo veo normal porque su rol exige mucho física y mentalmente en ataque y defensa, pero con su calidad técnica, experiencia y humildad, yo creo que podemos trazar un plan con el que pueda participar en el equipo cada vez menos minutos pero manteniendo la intensidad en los partidos que decida jugar. No hay necesidad de jugarlo todo y puede seguir siendo importante en un rol con menos minutos, cuando él considere que no está capacitado para jugar tantos minutos. En el caso de Messi, es parecido, aunque aún son 28 para 29 años, y ayer exhibió una frescura física muy ilusionante, más allá de los dos majestuosos pases de gol. El primero, fue uno de tantos que te lleva a pensar la increíble capacidad del jugador, ya que obviamente esa precisión para ponerla ahí y esa capacidad mental para imaginar dónde y cómo va a llegar Alba, y dónde y cómo debe poner el balón, es tan inigualable como la capacidad que tiene para llevar la pelota pegada al pie realizando cambios de dirección a velocidades de vértigo.

Luego, como digo, todos los demás estuvieron a un gran nivel. Rafinha disputó unos muy buenos minutos ofreciendo al equipo una buena salida de balón, además de un trabajo sacrificado en defensa, y Alves, al que claramente Unai Emery quiso buscar, también realizó un trabajo muy serio, como Mathieu.

La de ayer fue una victoria diferente. Una victoria de "casta y orgullo", pero a nuestro estilo. Sin perder tiempo, sin fingir tirones, sin provocar al rival y sin recibir ayudas arbitrales. Más bien todo lo contrario, volvimos a ser provocados y a recibir por todas partes, y de nuevo quiero destacar que Messi estuvo muy inteligente para no ver como ayer se podía acabar su carrera, ya que entre Carriço y Escudero, pudieron haberle liado una buena de no haber sacado las piernas a tiempo y tenerlas muy apoyadas en el suelo - todo ello con la colaboración del trencilla de turno -.

De entre todos los títulos que he visto ganar al equipo, posiblemente el de ayer es uno de los que más celebré y de los que más orgulloso debería hacer sentir al barcelonismo, porque estaba todo absolutamente en contra y el equipo, a pesar de los años y de los títulos ganados, puso toda su energía en sumar un nuevo título.

Bravo por ellos y bravo por Luis Enrique porque, entre otras cosas, ha construido un grupo de jugadores muy unido. Hubiera sido imposible ganarlo si no existiera tan buen ambiente en el grupo.

Hoy más que nunca: ¡JO-DE-ROS!


Lo que he visto hoy, ha superado todos los límites. Un partido, que a priori me daba bastante igual la verdad - para mí el truño de Copa este no debería existir, como tampoco el fútbol de selecciones y tampoco la Liga. Quiero una Superliga cuanto antes porque a mí me gusta ver a los mejores y que exista una competición que premie a los mejores, no a los que más chorra tengan, con sorteos, arbitrajes y en las ocasiones -, se ha convertido en una referencia histórica.

Todo empezó, cuando veo a los jugadores intentando esprintar y la pelota se queda atrás, ahí ya me empecé a molestar. Y las molestias subieron al ver la permisividad a la hora de presionar, permitiendo cargas de todo tipo por un lado, que para nosotros sin embargo eran falta. Ahí mi nivel de molestia aumentó. No así con la roja de Mascherano, que está bien sacada. Una tarjeta roja que nos dejaba con 10, y ahí - todo hay que decirlo - podemos comentar que es de lejos el punto negro de nuestra filosofía futbolística. Y es que nuestro funcionamiento en el trabajo ofensivo de abrir el campo y posterior de presión, se resiente enormemente ante la inferioridad numérica, mucho más que un equipo que defiende por acumulación y al que expulsándole uno casi no lo nota, porque además sigue pudiendo contragolpear casi sin notar esa ausencia.

sábado, 21 de mayo de 2016

Si ganamos al Sevilla, por 1ª vez seremos los reyes del fútbol español en solitario


Foto / EFE
Especialmente en dos partidos estuvimos al 100% ante el Sevilla y se vio una superioridad espectacular tanto en el juego como en el marcador. Fue en el 2-2 del Sánchez Pizjuán en la temporada pasada y en el 5-4 de la Supercopa de Europa. No, no me equivoco con lo de "espectacular superioridad en el marcador". Esta existió mientras estuvimos al máximo con un 0-2 que debería haber sido 0-4 y con un 4-1, que debería haber sido también mayor.

El problema en ambos partidos, estuvo en que el equipo no trabajó a ese nivel durante todo el encuentro. Si tú bajas el nivel ante un equipo con los fundamentos del Sevilla, te van a hacer sufrir seguro, porque saben bien qué hacer con la pelota, y defensivamente se sostienen bastante bien, sobre todo si tus jugadores están deambulando por el campo y no meten el ritmo que deben a los contragolpes que te conceden.

El Sevilla, y los equipos de Unai Emery, son equipos muy bien trabajados en lo táctico, pero con clara mentalidad ofensiva. A buen seguro les veremos una vez más especular durante buena parte de la final, pero precisamente eso nos viene bien si estamos al máximo, porque sus jugadores no son especialistas en correr muchos minutos detrás de la pelota. Y cuando digo que no son especialistas, me refiero tanto al apartado físico, como al apartado mental. Que tus piernas no aguanten tanto trabajo defensivo no es el único problema. También lo es el hecho de ver como casi nunca tocas la pelota y tienes que estar recorriendo muchos metros sin estar acostumbrado a ello.