jueves, 29 de septiembre de 2016

Ni un sólo reconocimiento a Luis Enrique por la transformación de Sergi Roberto



Comparsa con Tito Vilanova y Tata Martino. Ya nadie le esperaba. Sergi Roberto está siendo una especie de "Puyol". Cuando casi todos creían que no tenía nivel para el Barcelona, empezó un día a destacar, y desde entonces no paró, y casualmente esa explosión también tuvo mucho que ver con jugar en el lateral diestro donde Puyol precisamente empezó a destacar.

Hoy Sergi Roberto, al margen de sus buenos partidos, es otro por completo. Ya no es sólo una cuestión de capacidad técnica y física - que está claro que como mínimo saca una nota de 6-7 en ambas -, sino sobre todo psíquica y táctica, donde el jugador está entre el 8 y el 10, y en este sentido, los entrenadores tienen muchísimo más que ver.

Y es que tú no puedes mejorar demasiado en lo técnico y físico a un profesional del fútbol - bueno, en lo físico sí, especialmente ahora que se van tumbando las mentiras gracias a Navratilova, Car Lewis, Usain Bolt, las hermanas williams, David Carter de la NFL, David Haye (Vegano) en Boxeo, Alexey Voevoda (vegano), así como numerosos físico-culturistas (Du Plesis que es Vegano) que dejan claro que comer animales, provocando su monstruosa tortura y asesinato, no sólo no es necesario, sino que además perjudica tu rendimiento, como bien están conociendo en los últimos tiempos futbolistas como Agüero, Messi, etc... Otra cosa eso sí, es luego el egoísmo enfermizo de esta sociedad, que es la que hace que les importe una puta mierda la tortura y asesinato de seres que sufren de la misma manera que nosotros con tal de poder tragarse su receta de cadáver putrefacto cancerígeno, aderezado eso sí con sal y aceite (si lo comieran solo no sabría a nada... te han manipulado chaval), como si fueran caníbales de Korowai en Nueva Guinea, que imagino también deben decir: "Respeta mi proceso personal", "Los leones también comen otros animales", "Necesito proteina" y todo tipo de excusas y victimismos patéticos como pretender hacer ver que eres lo suficientemente sensible para que te ofenda lo que acabo de escribir, pero sin embargo no lo suficiente como para que no te importe pagar para que le hagan a un animal lo que vemos en la imagen. ¿A quién cojones te crees que engañas? (¿O es que vas a salir con el "si, pero está tan rico, ummm", poniéndote al nivel de quien abusa de niños y mujeres, riéndose de su sufrimiento... ¿no te das asco? ) El victimismo y la hipocresía es el pan nuestro de cada día en esta sociedad, asi que ahorraros las pataletas de egoistas y a ver si dejáis de abusar de los animales de una puta vez. Gracias -, pero sí puedes mejorarlo y muchísimo a nivel psicológico y sobre todo táctico.


Recordemos que Luis Enrique ya hizo brillar a Sergi Roberto cuando le entrenaba en el Barcelona
"B" y era fundamental para él a pesar de que no tenía siquiera los 20 años de edad. Por aquel entonces sólo se veía a Sergi Roberto como interior, pero Luis Enrique le conocía mejor que casi todos, posiblemente incluso mejor de lo que se conoce el propio Sergi Roberto.


No debemos olvidar que Luis Enrique fue un auténtico polivalente. Un jugador que comenzó luchando por el pichichi como delantero en el Sporting, que pasó a ser volante en un 4-4-2 en el Real Madrid, posteriormente en el Barcelona fue mediapunta y extremo, así como también lateral e incluso de nuevo delantero en algunos partidos. Al igual que Phillip Cocu, y esto ya lo comenté en otras ocasiones, Luis Enrique es un auténtico crack a la hora de entender este deporte, porque jamás podría haber jugado en tantas posiciones y tan bien de no ser así. Lo mismo le sucede a Sergi Roberto. Tiene una mente privilegiada que le permite adaptarse a roles diferentes y hacerlo bien en casi todas ellas. De momento, interior, pivote, lateral y "extremo", no olvidemos que él estuvo en el 0-4 del Bernabeu y realizando un muy buen papel.

Ahora está ya a un nivel de 6-7 como lateral, y si coge ritmo, puede hacerse de los mejores, porque tal como lee el juego, y con lo bien que parece prepararse, todavía puede crecer mucho más. Jugadores como él son sensacionales porque nos pueden dar muchísimo en momentos de mala suerte con las lesiones, y el además gracias a destacar como lateral, parece haberse liberado mentalmente, que es otra cuestión donde Luis Enrique ha hecho un gran papel. Gracias a contar con minutos de verdad - y no la basura que le daban antes -, Sergi Roberto ha podido crecer en confianza y autoestima, y eso se nota muchísimo. Ya no tiene tanto miedo a fallar, porque el miedo a fallar te bloquea e impide que puedas jugar de forma natural - algo que pasa con mucha frecuencia, tanto en jugadores que acaban de llegar y tienen además dudas tácticas (Arda) como en jugadores que además atraviesan un mal momento de juego y no saben las razones -.

Por supuesto, el reconocimiento evidente a Luis Enrique por conseguir un crack para el equipo a coste cero, en lugar de perderlo como iba a suceder de no haber llegado él, pues le viene de este pequeño y humilde espacio con unos cuantos miles de seguidores, no le va a venir de los medios de comunicación con más audiencia, porque sería peligroso que la gente idolatrara a Luis Enrique, ya que este ganaría poder, y luego para echarle y mangonearle, no sería tan fácil... ¿verdad?

miércoles, 28 de septiembre de 2016

Borussia 1-2 Barcelona. Mal partido, pero jornada redonda.


Con un juego muy alejado de las mejores noches, el Barça superó una jornada bastante peligrosa con un éxito tremendo al sumar tres puntos y ver como el City de Guardiola se dejaba dos puntos en Glasgow ante el Celtic, demostrando el tremendo mérito que tiene ser capaz de hacerle 7 a este equipo.

En Gladbach, el Barça salió con



Ter Stegen

Roberto Piqué Mascherano Alba 

Busquets

Rakitic Iniesta

Suárez Alcácer Neymar

digamos "alineación de gala sin Messi", pero ni "alineación de gala", ni nada... Suárez y Neymar fallando como escopetas de feria, ya no sólo goles, sino CURIOSAMENTE pases de gol cantados que se dan hacia atrás en lugar de hacia delante (¿verdad Suárez?) porque el beneficiario iba a ser Alcácer, y cada vez que éste juega como titular, no falla, el Barça acaba por detrás en el marcador. Sucedió ante el Alavés, y ahora contra el Gladbach.

Gladbach - Barcelona. Duro partido pensando también en el City


Foto / UEFA
La del Borussia Mönchengladbach es una historia realmente curiosa. Hace unos 5 años, casi todos le daban por descendido a la segunda división alemana. Llegó el técnico suizo - ahora en el Niza con Balotelli - Lucien Favre y obró el milagro.

Obró el milagro, con un trabajo táctico excepcional. Un 1-4-4-2 muy claro y definido. Jugadores con las ideas claras, trabajando primero en no encajar y después en encontrar el gol en cuanto se pudiera. Allí estaba Arango, y posteriormente jugadores que acabarían en grandes como Marco Reus o Ter Stegen - entre otros -. En buena medida fue gracias a Favre, que supo sacar lo mejor de todos ellos al ubicarles dentro de roles que encajaban perfectamente con sus características.

Con el paso de los años, como bien dijo Guardiola: "el mensaje se agota". Y cuando se agota, los jugadores acaban asqueados de ver al entrenador mandándoles, como el hijo suele terminar harto de su padre simplemente porque a nadie le gusta recibir órdenes de manera permanente y reiterada, y mucho menos si las cosas no salen bien, entonces la tensión aumenta y en este caso del fútbol, los jugadores van bajando su rendimiento aunque sea inconscientemente, con el deseo de perder de vista al "pesao ese" que les está recriminando todo el tiempo.