jueves, 26 de marzo de 2015

¿Podría retornar Guardiola al Barcelona en 2016?


Se está rumoreando que Guardiola podría abandonar el Bayern en 2016 cuando termina su contrato de tres temporadas en Münich. Unos dicen que se irá, otros están seguros de que continuará. Nada nuevo, ya que algo muy similar lo vimos en Barcelona donde ya deberíamos saber cómo piensa Guardiola. Yo por ejemplo, tengo muy claro que Guardiola seguirá si le gusta lo que ve en la directiva del club bávaro. Por ejemplo, tener a alguien como Beckenbauer rozando el insulto como sucedió la pasada temporada - diciendo que el juego era aburrido y sacando méritos a conquistar Bundesliga, Copa de Alemania, Mundial de Clubes y Supercopa de Europa además de alcanzar las semifinales de la Champions -, tengo muy claro que es algo que hace a Guardiola estar alerta.

El Bayern es un equipo con jugadores que ya van pidiendo salida independientemente de su edad, y es que llevan demasiados años en el mismo equipo, con muchos títulos conquistados y conseguir que se motiven es realmente complicado, incluso creo que para el mismo Guardiola debe hacerse aburrido estar en un campeonato que si bien cada año parece tener más nivel en líneas generales, está muy descafeinado y en las últimas tres temporadas estaba prácticamente sentenciado al terminar la primera vuelta.

A Guardiola le apasiona este deporte como a pocos, y desde luego tengo muy claro que nada tiene que ver el estímulo de ganarle cada año al Real Madrid - lo cual es una motivación permanente para un culé como él -, o por ejemplo crear un ciclo ganador con algún equipo de la Premier - como podría ser el City, el Arsenal o el United, aunque si Van Gaal cumple el objetivo de meterles en Champions y le dejan otra temporada más, puede terminar triunfando - donde no hay un dominador claro y además temporada tras temporada están perdiendo fuerza en Europa con lo que sería un reto apasionante coger a un equipo e imponer una hegemonía tanto en suelo británico, como en Europa.


¿Podría retornar Guardiola al Barcelona en 2016?


No contemplamos otra opción como es la de que vuelva al club del que nunca debería haber salido y al que en el caso de regresar, regresaría con la reputación dañada gracias a la misma Directiva que facilitó su marcha. ¿Podría retornar Guardiola al Barcelona en 2016?

A priori diría que no. A pesar de su gran relación con Laporta y Cruyff, si alguien conoce perfectamente cómo funciona el "entorno" del club - además de Cruyff -, es Guardiola y sabe que aquellos que facilitaron su marcha, usaron su maquinaria propagandística para ensuciar su imagen y sería demasiado fácil que no existiera un clima adecuado en el "entorno" para ayudarle a él y al equipo a seguir ganando - algo que también sucede con Cruyff -.

A favor de la hipótesis de que Guardiola pueda volver, juega el hecho de que la plantilla que tenemos además de carencias tácticas, posee a demasiados jugadores que llevan muchos años aquí y que además de tener cada vez más problemas para estar motivados al máximo, van a ir perdiendo fuerza y frescura en las piernas porque si hay algo que no perdona es el tiempo - me refiero a Alves, Piqué, Mascherano, Busquets, Xavi, Iniesta, Messi, Pedro, Adriano... -. Es por esta razón, que a mí me parece que Luis Enrique tiene una tremenda papeleta por delante, ya no sólo en la presente temporada donde parece que hay muchos deseando que el Barcelona pinche para decir "ves, ves, yo ya lo dije" (cuando lo que ha conseguido con este equipo realmente es de sobresaliente ya que está descompensado y mal gestionado en altas y bajas desde el pasado verano), sino también en la próxima, donde tendrá que jugar media temporada sin más refuerzos que los jugadores cedidos y los que quiera subir él de la cantera y obligado a quedarse con varios jugadores, a los que seguramente de poder fichar traspasaría (de nuevo, culpa única y exclusiva de la actual Directiva que condicionará no sólo su primer año en el club, sino también el segundo).

Con este panorama, creer en que la temporada 2015-16 puede ser un fracaso no es descabellado, y ese fracaso podría producirse con Busquets en 28 años de edad, Messi y Piqué en 29, Iniesta en 32, Mascherano en 33... Vamos, la situación ideal para cerrar definitivamente el inolvidable ciclo ganador de la "era Guardiola", de la "era Messi", de la "era Xavi e Iniesta", y quizás volver a empezar desde cero con el mismo hombre que se atrevió a "jubilar" a Ronaldinho, Deco y compañía en el verano de 2008.

Las opciones de que Guardiola regrese al Barcelona existen, independientemente de lo que Guardiola pueda decir ahora mismo e incluso de que Luis Enrique ganara el "triplete", y es que para que Guardiola concluya su etapa en el Bayern todavía queda otra temporada más, que es la misma en la que el Barcelona puede desmoronarse definitivamente ante la sanción que nos impedirá renovar el equipo adecuadamente el próximo verano ya con una Directiva nueva - que espero no esté liderada por el mismo personaje que tiene imputado al club ahora mismo y se aferra a la poltrona ante la pasividad del socio - que obviamente, como Luis Enrique, tendrá que lidiar con ese "regalito" de no poder realizar altas y bajas de manera coherente, porque no va a ser nada fácil convencer a clubes y jugadores de que "se vengan a jugar con nosotros en Diciembre". Pocos clubes importantes están dispuestos a dejar marchar a jugadores importantes en medio de la temporada y además los jugadores que lleguen van a tener que adaptarse sobre la marcha.

miércoles, 25 de marzo de 2015

Simeone 2020. Envidia sana del Atlético

Foto / EFE

Envidia sana de un proyecto que era como el que teníamos nosotros hasta que al socio barcelonista le dio por cambiar el laportismo, por el "florentinismo-roselliano". El Atlético de Madrid consigue garantizar la estabilidad deportiva gracias a un comprometido Simeone que si bien seguramente podría haber ido a algún club con mayor presupuesto, en el Atlético de Madrid tiene una situación deportiva muy favorable para su metodología.

Y es que en el Atlético de Madrid, por falta de capacidad económica, los jugadores más destacados pueden terminar saliendo cada verano pero con esas salidas no se termina el mundo como están demostrando Caminero (Director Deportivo) y Simeone. Salen unos jugadores que ya dieron el 100% y entran otros de un nivel similar - puede que un poco mejores o un poco peores - con las mismas ganas o más de las que tenían los que se fueron.

martes, 24 de marzo de 2015

De entrar gritando "transparencia" a ver como el fiscal pide 7 años de cárcel

Foto / EFE

Que la inmensa mayoría de la Sociedad vive en una dictadura mediática es algo evidente para cualquiera que se detenga un poco a pensar y sepa lo que está pasando. Ya no hablo obviamente sólo del fútbol, sino también en general. Pero ciñámonos al fútbol. Hablemos de lo surrealista que resulta que se haya criticado más a Luis Enrique, a Messi, a Guardiola, a Zubizarreta, a Laporta o Cruyff, que a aquellos que entraron al grito de:

1-Traeremos la unión al barcelonismo (en cosa de 7 días habían hecho que Cruyff dejara de ser Presidente de honor del club y animado al socio a denunciar a Laporta con unos argumentos absolutamente mediocres, como se ha ido demostrando juicio a juicio, lo que obviamente puede provocar cualquier cosa menos la unión del barcelonismo)

2-¡Exigimos transparencia! (que fue el gran argumento para perseguir a Laporta durante años para posteriormente, como acabo de decir, salir limpio de todos y cada uno de los juicios)

lunes, 23 de marzo de 2015

El "tridente" tiene que comunicarse mejor

Foto / AFP

Ya no sorprende escuchar a madridistas, jugadores del Real Madrid o a "la caverna" decir cosas como que "salen del Camp Nou reforzados", a pesar de haber perdido el partido y ponerse la Liga tremendamente complicada. Tampoco sorprende que mientras uno en el partido de ida reconocía que "menos mal que no recibimos una goleada y desaprovecharon en la segunda parte 4 o 5 claras contras", ayer se omita que el Barcelona pudo acabar metiendo una auténtica paliza al Real Madrid con como mínimo 6 ocasiones clarísimas malogradas - dos de Messi, dos de Neymar, una de Jordi Alba y otra de Suárez -, y varias contras en las que teniendo igualdad o incluso superioridad numérica gestionamos la situación de manera desastrosa.