miércoles, 1 de octubre de 2014

Decir "con Messi y Neymar no basta" es un insulto intolerable al equipo

Foto / AFP

A uno le cuesta saber, si es que algunos medios de comunicación simplemente dicen lo que dicen por su mezcla de analfabetismo futbolístico e interés de aplaudir a unos y machacar a otros para fomentar debate, polémica y así aumentar la audiencia - o sea, más dinero -, o es que sencillamente siguen órdenes y están haciendo un fino trabajo de mentalización con el aficionado para hacerle ver que "hay que fichar cracks", que como vengo diciendo desde antes de las elecciones de 2010 a la Presidencia del Barça, es lo que les interesa a muchos. Muchos, que como apuntaba hace unos días, son los únicos que pueden acabar con el actual Barça ganador. Acabar con nuestro Modelo para hacer exactamente lo mismo que hacen otros con su entrenador, es decir, humillarle sin disimulos y tenerle ahí para que la prensa le critique si no se gana, como si fuera él quien perfiló las altas y las bajas del equipo.

Aunque soy plenamente consciente de que los medios de comunicación están conformados por muchos profesionales del periodismo a los que ni siquiera les interesa el fútbol y mucho menos el Barça, y puedo creer entonces que la primera versión - la de que simplemente no tienen ni idea y quieren polemizar - es la buena, yo creo mucho más en la segunda.

Y lo creo, porque se nota mucho la tendencia a criticar a determinados jugadores de "poco nombre", que por cierto, es precisamente lo que hace ahora casi todo el barcelonismo. Esperar cualquier error de esos citados jugadores, para machacarles como si fueran los culpables de todo. O repetir que "necesitamos centrales de primer nivel mundial", para luego cuando te pasas seis partidos, no sólo sin encajar, sino prácticamente sin recibir ni una sola ocasión, con un Mathieu y Mascherano excepcionales, hacer silencio y no reconocer nada, esperando su día para poder criticar y salir con un "yo ya lo dije" totalmente ausente de lógica y razón.

Messi y Neymar pueden ser Messi y Neymar gracias al trabajo de los demás.


También soy plenamente consciente de que analizar adecuadamente el fútbol y un partido, no es una tarea que esté al alcance de cualquiera, por mucho que casi todos se atrevan a criticar y juzgar, repitiendo eso sí, casi todos los 'Greatest Hits' que cuentan en sus medios favoritos. Mismos medios que como acabo de comentar, casi nunca ofrecen análisis objetivos o de calidad sobre este juego y que son los responsables de la mayoría de tópicos mediocres y falaces que se suelen escuchar repetidos sin ton ni son por todo el "entorno futbolero".

Tópicos como "con Messi y Neymar no basta" y que "falló el sistema defensivo". Esta opinión está al alcance de un niño de seis años. Decir que ayer falló el sistema defensivo, es no tener ni idea de lo que se está hablando. Y que nadie recurra por favor a las típicas "frases hechas" de entrenadores y jugadores pre y post-partido, ya que ellos nunca van a decir la verdad.

Ayer encajas dos goles en acciones de estrategia, siendo uno de ellos responsabilidad individual - Ter Stegen (déjenle en paz...) - y otro en una gran acción colectiva del rival aprovechándose, y te hablan de que "falla el sistema defensivo", porque lo cierto es que aún llevando 6 partidos oficiales sin encajar un gol, esta gente estaba esperando la suya para volver con la chorrada de los problemas defensivos, que como ya dije hace unas semanas, para nada fue lo que nos costó títulos la temporada pasada, ni mucho menos fue lo que nos condenó ayer.


Luis Enrique responsable de lo bueno y de lo malo


Ayer te condena tu actitud ofensiva. Muchas veces he escrito la célebre frase de Cruyff "si tú tienes el balón, el rival no lo tiene", pero al parecer sigue sin comprenderse. Sigue sin comprenderse que los problemas defensivos del equipo, no son de la fase defensiva en sí, sino de la fase ofensiva, y ayer eso fue lo que pasó.

Ayer el equipo jugó a pecho descubierto un partido apasionante ante un rival de primer nivel mundial que supo sacar partido de nuestro atrevimiento. Un atrevimiento que consiste en arriesgar buscando pases de menor seguridad y jugar con la posición de manera más atrevida. Volcándote sobre la mitad de campo rival. Incorporando a mucha gente y dejando cada vez más espacio a la espalda de tus jugadores de corte defensivo.

Cuando haces esto, sabes de sobra que los riesgos son enormes y yo desde aquí vuelvo a aplaudir a Luis Enrique por su decisión. Le apláudo porque prefiero cien mil veces la imagen de ayer, a la patética imagen ante el Manchester City la pasada temporada, dando pases en el centro del campo jugando contra 10 y encontrando el 0-2 de casualidad. Sin embargo algunos prefieren eso claro... prefieren "hablar a partir del resultado", obviando que jugando como ante el City, posiblemente no ganes nada, y jugando con la frescura y dinamismo de ayer, lo normal es que no pierdas casi nunca - que es una de las claves para ganar torneos de eliminatorias -.

Todos, absolutamente todos los jugadores hicieron ayer un gran partido a pesar de errores individuales aislados en momentos puntuales. Resulta muy gracioso que en partidos donde ganamos cómodamente y sin brillo, cuando uno es crítico te vienen algunos hablando de "que el rival también tiene méritos", y ayer pareciera que el PSG fue una banda que se encontró todo hecho, cuando posiblemente fue uno de los mejores equipos que vi jugar contra el Barça en la última década, junto al Chelsea de Hiddink y por encima de tramposos como el Bayern - ayer nadie destrozó el cesped, recibió ayudas arbitrales, ni se puso a provocarnos... - o el Real Madrid de Mourinho.

Esos errores individuales son absolutamente comprensibles teniendo en cuenta el mes de competición en el que estamos, y el nivel que ofreció el rival. Insisto, fueron "errores puntuales". Nunca faltó actitud. Jamás se puede decir que falta concentración porque en un momento determinado estés confuso debido al buen achique de espacios y presión del rival.

¿De qué se puede responsabilizar a Luis Enrique? De ser demasiado atrevido. Yo no lo haré, porque yo disfruté cien mil veces más ayer que con la mayoría de partidos que he visto en los últimos años, así ganaramos 6 o 7-0. Pero sí que a Luis Enrique le queda por demostrar, su capacidad para proporcionar al equipo los planteamientos adecuados desde un punto de vista táctico, que no sólo tiene que ver con el posicionamiento de los jugadores, sino también con el 'timing' del juego de posición y del pase, puesto que son los que realmente marcan lo ofensivos o defensivos que somos.

En base a cuanto arriesgas con tus desmarques de apoyo y lo rápido que desplazas la pelota, estás siendo más o menos ofensivo y estás permitiendo más o menos opciones de contra al rival. Luis Enrique quiso ser tremendamente ofensivo y en el marcador no salió bien, aunque en base a las oportunidades generadas, creo que deberíamos habernos venido con un 3-3, que por ejemplo en una eliminatoria sería un resultado soñado - el 3-2 de hecho no estaría nada mal -, ante un equipo que, algunos parecen olvidar endosó un 3-1 al Chelsea de Mourinho hace pocos meses en París, y quedó eliminado de la Champions en el último suspiro.

Para finalizar, insistir en lo dicho. Messi y Neymar, como Rakitic, Mathieu o cualquier otro jugador, dependen siempre, absolutamente siempre, de lo bien que lo hagan sus compañeros. Con lo que salvar a unos en la derrota y no a otros, es una falta de respeto intolerable hacia un equipo que ha empezado la temporada maravillosamente bien y al que por alguna razón sospechosa, se está machacando por perder con un fútbol fantástico ante un equipazo.


martes, 30 de septiembre de 2014

PSG 3-2 Barça. Una derrota que me deja olor a "triplete"


Hay que aclarar muchas cosas desde el principio. Y hay que aclararlas porque aquí, vienen muchos con la misma actitud que tienen por ejemplo con Pedro y Alves, o sea, que están esperando cualquier error para atacarles. Pues aquí pasa lo mismo, leen el titular o alguna afirmación que más o menos no comparten, y ya la sacan de contexto con extraños objetivos.

Otra de las cosas que hay que aclarar, es que por mucho respeto que intente tener, es imposible decir lo que voy a decir sin que sea ofensivo, y es una vez más, que la inmensa mayoría de los que hablan de esto no tienen ni idea de lo que dicen, porque no tienen ni idea de lo que está pasando mientras lo están viendo.

Por ejemplo, si tú ves el partido de hoy pensando que el PSG es un equipo como el Valencia o el Sevilla, pues podría ser normal que critiques al equipo. Bueno no, realmente ni así, pero vamos a darlo por bueno. El caso es que el PSG no sólo es superior a Valencia y Sevilla, sino que pondría las dos manos en el fuego a que si se cruza con el Real Madrid le mete una paliza que deja en evidencia todas las carencias del "Proyecto Florentino", y el Real Madrid es tras Bayern y Chelsea, posiblemente el mayor rival que tiene el Barça en Europa, sin ánimo de despreciar al Atlético, al Borussia Dortmund y otros rivales de prestigio.

PSG 3-2 Barcelona


Messi min.12 y Neymar min.56

Y es que si lo ves así, como lo que realmente es. Tú te esperas un partido complicadísimo, en el que dificilmente el Barça generará ocasiones claras de gol y llegadas, pero nada más lejos de la realidad.

lunes, 29 de septiembre de 2014

PSG, rival para testar donde estamos, pero sin dramatizar...

Foto / Getty Images

Tras un encuentro contra el Granada, que sin ser excesivamente brillante, sí recuperó buena parte del trabajo realizado en los primeros partidos ante Elche y Villarreal, ahora llega un partido ante el PSG, que es diferente a todos los rivales que nos habíamos encontrado hasta el momento.

Y es que, si bien Villarreal y Athletic pueden ser rivales casi tan complicados o incluso más que el propio PSG, ninguno de ellos posee una plantilla de tanta calidad como la que dirige actualmente Laurent Blanc. Sin lugar a dudas, este PSG es un candidato a ganar la Champions League, a pesar de su titubeante inicio de temporada, en el que parecen comenzar a estar pagando el desgaste del éxito tras dos 'Ligue 1' consecutivas - a buen seguro con la distancia que ha tomado el Marsella de Bielsa, a partir de ahora comenzarán a ganar con mayor regularidad -, más que las importantes bajas de Ibrahimovic, Lavezzi o Thiago Silva, que tienen jugadores de sobra para cubrir.

sábado, 27 de septiembre de 2014

Barça 6-0 Granada. Fenomenal trabajo con el PSG a la vuelta de la esquina


En el día de hoy recibíamos al Granada. Un equipo que ya la pasada temporada sabía defenderse muy bien y que este año ha dado un paso más con Joaquín Caparrós. Como era de esperar, planteamiento ultraconservador del Granada - como los de Elche, Villarreal, Levante y Málaga - y nosotros que no tenemos la suerte que tienen otros de que el rival salga a intentar quitarte la pelota y a presionar en nuestra propia mitad de campo.

Con este guión, el cansancio acumulado de la jornada liguera intersemanal y la presencia del importantísimo PSG - Barcelona de este próximo Martes, hubiera sido normal ver a un Barça como el que vimos ante el Apoel o en Málaga, excesivamente lento y espeso, pero salvo los minutos que hubo desde el 1-0 hasta el 2-0 no fue así.

Barça 6-0 Granada


Neymar mins. 26, 45 y 66, Rakitic min. 43 y Messi mins. 62 y 82

Visualiza aquí los goles del partido

viernes, 26 de septiembre de 2014

El incomprensible estado físico de Luis Suárez


Aquí no puedo darle la razón a Luis Enrique, quien obviamente ante los medios tiene que "barrer para casa" y es prácticamente imposible que nos diga que: "Luis Suárez está gordo", pero lo está, vaya si lo está.

No pude ver en directo el partido ante Indonesia en el que Suárez debutó como barcelonista en partido no oficial, pero sí pude verlo en las últimas horas y no di crédito al estado físico del jugador. Está por lo menos 5 kilos por encima de su peso y en cuanto a velocidad y sobre todo agilidad, se le nota a años luz de su mejor momento.

jueves, 25 de septiembre de 2014

Al Barça ya no le vienen nada bien las "palmaditas en la espalda"


La actitud es muy importante, tanto en cualquier ámbito de la vida social humana, como en el fútbol. Nuestra actitud, casi siempre viene determinada por las circunstancias que nos rodean. Los logros o fracasos que cosechamos. Las palabras de quienes nos acompañan en nuestro día a día... Nos marcan. Hay que tener una personalidad muy fuerte para abstraerse y hacer oídos sordos a lo que sucede a tu alrededor, y mucho más si eres un futbolista en la época actual, seguido por millones de personas de todo el mundo.

Por esta razón, es importante que cuando las cosas te van bien, no te vengas muy arriba y cuando las cosas te van mal, no te dejes caer muy abajo. En el mundo del fútbol, "el caso casi siempre está lleno o vacío" y eso es un problema, porque quiere decir que se juzga en base al resultado, en lugar de hacerlo en base al juego. Puedes ganar y estar jugando a un nivel más bajo del que deberías. Puedes perder y estar jugando a un nivel más alto que cuando ganabas. La clave está en no dejarse llevar por el resultado, y sí por el trabajo que estás realizando.

Es mucho más fácil decirlo que hacerlo. Sobre todo para los jugadores, quienes cuando vienen mal dadas, comienzas a no creer el mensaje del entrenador y el equipo colectivamente se va diluyendo, desequilibrando y haciendo frágil por la falta de confianza de algunos jugadores que contagian al resto.