martes, 1 de septiembre de 2015

Comparar al Barça de Pep con el de Luis Enrique


Foto / Getty images
Se pueden comparar en muchos sentidos, pero hay que tener en cuenta muchas diferencias que dejan claro que en líneas generales no es correcto hacer una comparación. Me explico.

Podemos decir que el Barça sigue jugando con el mismo esquema 1-4-3-3, con roles que tienen otorgadas funciones muy parecidas a las que en su día ya existían con Guardiola e incluso con Rijkaard. Sigue existiendo todo esto, porque también el plan busca ser el mismo: "si yo tengo la pelota tú no la tienes".

Y el Barça de Luis Enrique, como el de Rijkaard y el de Guardiola, tiene la pelota siempre o casi siempre - creo que a día de hoy se puede decir siempre, pues juraría que en todos los partidos de la "era Luis Enrique" ganamos la posesión, aunque igual me olvido alguno, pero bueno, es lo de menos si es el 100% o el 99% - más que el rival, y por tanto los conceptos tácticos son también muy parecidos. Si quieres ganar llevando la iniciativa, probablemente lo más importante es cuánto de ordenado eres capaz de ser en tus ataques. Ocupa bien el campo para estirar al rival lo máximo posible, generando el mayor número de espacios posibles para que así nuestros jugadores encuentren con más claridad los caminos para prolongar las transiciones ofensivas. Transiciones ofensivas que deben cumplir dos objetivos más allá del evidente intento de progresar hasta conseguir el gol:

1-Encerrar en su propia mitad de campo al rival para que cuando quiera salir no tenga referencias delante y...
2-Ante esa ausencia de referencias, salir y mantener la pelota que acaban de recuperar les va a resultar muy complicado si nosotros somos ordenados en nuestros ataques y todos o la mayoría de nuestros jugadores ocupan las posiciones que deben en el campo para cerrar las vías de salida y dejar al rival sin opciones de dar más de 2-3 pases, obligándoles a ceder de nuevo la posesión y estar así permanentemente sometidos.

Hasta aquí todo es comparable. Y podemos añadir una cuestión más, como es: Alves, Piqué, Mascherano, Bartra, Adriano, Busquets, Roberto, Iniesta y Messi - el año pasado, Xavi y Pedro además -. Luis Enrique los heredó, y es un privilegio muy positivo haberlos heredado tras las lecciones que sobre ellos impartió primero Rijkaard - sobre Xavi, Iniesta, Messi - y luego Guardiola - sobre los demás -. Pero aquí llega también el gran punto que no se suele mencionar cuando se hace esta comparación y que es precisamente el gran 'handicap' y mérito de las victorias de Luis Enrique: "la mochila de títulos"

Guardiola heredó un "equipo con hambre extrema de títulos", Luis Enrique no tanto


Quiero destacar para que no existan confusiones, que la papeleta que heredó Guardiola era muy compleja. Tuvo que "limpiar" el equipo, hacer varias altas y bajas muy importantes y a partir de ahí "crear", apostando al mismo tiempo por la cantera. Ese fue para mí un tremendo mérito de Pep, pocas veces reconocido, pero claro, no menos cierto es que la gente que heredó Guardiola, venía de ser humillada haciendo el "pasillo" al Real Madrid, quedando a 18 puntos en Liga, insultada por los barcelonistas en el Camp Nou y dos años sin Liga, Copa y Champions.

Por si fuera poco, Xavi tenía 28 años, Iniesta 25, Alves 24 venía a disfrutar de la oportunidad de su carrera, Messi y Piqué 22 años, Busquets y Pedro recién ascendidos...

Luis Enrique cogió mentes y piernas en un estado muy pero que muy diferente. Con Pep ganaron Ligas, ganaron 2-6 en el Bernabeu y 5-0 al Real Madrid de Mourinho. Dos Champions, dos mundiales de clubes con "triplete" y "sextete" incluídos. Reconocimientos de todos los tipos para Pep, Messi, Xavi, Iniesta y el equipo... Sumemos aún encima, que de Pep a Luis Enrique, pasaron Vilanova y Martino. Dos años más sobre piernas y mente, donde los jugadores fueron animados a creerse los dueños del vestuario y obviamente las consecuencias fueron la paulatina caída del nivel competitivo y el fracaso en la conquista de títulos.

Pretender que el Barça de Luis Enrique "estéticamente" sea como el de Pep es injusto


Para exigir resultados y espectáculo muchos se justifican diciendo que "tenemos la mejor delantera en mucho tiempo", "Pep no tuvo nunca una así" - lo cual es falso, ya que tuvo a Messi, Eto'o y Henry o a Messi, Ibra y Henry... si de lo que se trata es de destacar "nombres" -, pero los "nombres" no son lo que hacen el equipo por más que 'Sport', Mundo Deportivo y los medios de comunicación en general se dediquen a educar en la mediocridad futbolística al aficionado, intentando hacerle creer que "cuando ganas, ganas por ellos y cuando no, es por Luis Enrique". Algo así como aquellos del "¿a dónde vamos con Rafinha y Roberto en Bilbao?", para que luego salgan Iniesta y Rakitic, y nos metan 3 más... Razonamientos y reflexiones "de barra de bar".

Para que el Barça ofrezca el fútbol más vistoso, además de talento técnico y táctico, necesita estar en plenitud física y mental, y este equipo aún ganando el triplete, no está en plenitud física y mental. Sí lo estuvieron dentro de las posibilidades de los Messi, Piqué, Xavi, Iniesta, Alves actuales... pero no dentro de lo que estos jugadores en su mejor momento podían dar.

Por tanto, no tener en cuenta que el nivel de intensidad ahora es mucho menor y que esto condiciona el plan general del juego provocando que en muchas ocasiones el equipo tuviera que reinventarse dejando un poco la iniciativa al rival y aprendiendo a trabajar defensivamente de una manera diferente, es tremendamente injusto.

Si Luis Enrique tuviera una plantilla compensada, de gran talento técnico y táctico, con jugadores que no han ganado Champions y cuya media de edad fuera como mucho 24-25 años, a buen seguro lo que veríamos sería diferente, pero no es así, y lo que deberíamos es reconocer el mérito que tiene saber adaptarse a este irremediable - insisto, son humanos, pretender que no bajen el nivel año tras año no es realista, es fanatismo puro y duro - desgaste y saber dotar al equipo de las herramientas tácticas para ser lo mejor posible competitivamente hablando con el objetivo de que sigan haciendo historia y sumando títulos para el club.

Conclusión


Por supuesto que el Barça de Guardiola jugaba mejor que el de Luis Enrique, pero no sólo que el Barça de Luis Enrique, sino que todos los equipos de la historia incluyendo el Ajax de Van Gaal, el Barça de Cruyff y el Milan de Sacchi, que son los máximos referentes del "fútbol moderno". Ahora bien, Guardiola cogió un equipo de alto talento técnico y táctico, que además tenían casi todo por ganar colectiva e individualmente y muchos años de su mejor nivel físico por delante. Luis Enrique en este sentido, ha cogido todo lo contrario, un equipo en clara decadencia y pretender que con estas herramientas, no sólo gane lo mismo que Guardiola, sino que juegue igual o incluso mejor, me parece que es ser muy pero que muy injustos.

Finalizar añadiendo que esto no significa que el equipo no esté jugando bien. Para nada. El equipo está jugando muy bien. Leer cosas como que "jugamos mal ante el Málaga", es un nuevo ejemplo perfecto de que muchos parecen no entender bien lo que ven y sólo saben opinar en base al marcador, siendo capaces de decir que "brillamos ganando 5-0" en un partido penoso y sin ritmo de los que ganas porque el rival no se encierra como el Málaga y te lo pone muy fácil, y que "fuimos una banda que sólo ganamos 1-0", porque no fuimos capaces de hacer 50 ocasiones de gol y marcarlas todas ante un equipo que rozó zona europea la pasada temporada y que adoptó un planteamiento y actitud en el Camp Nou que dificultaban tremendamente tanto la victoria como especialmente ver un partido con muchos goles y "espectáculo".

Este equipo, a pesar de todo, es de lejos el que más y mejor juega al fútbol en Europa y desde luego el que más y mejor fútbol ofrece desde el Barça de Guardiola. Eso que quede claro.

lunes, 31 de agosto de 2015

Si queremos un delantero prometedor y de talento, El Ghazi, es el hombre


Foto / Getty images
Vídeo Anwar El Gazhi

¿Gusta Cristiano Ronaldo al barcelonismo? No. ¿Por qué? Creo que por sus formas y también porque es la referencia del máximo rival, y es que si aquí gusta Neymar que tiene una actitud de cierto parecido - en su juego - y cuando estaba en el Manchester United muchos lo pedían, era por algo.

Hay un jugador en Holanda que parece desear ser como él. Tiene 20 años cumplidos el pasado mes de Mayo y tras una primera temporada muy destacada en el Ajax de Frank de Boer, en este inicio de la 2015-16 está dando el salto de calidad que muchos esperábamos y tiene pinta de ser obviamente uno de los jugadores por los que más se va a pagar el próximo verano, salvo que alguien se anticipe.

Su nombre futbolístico es 'El Ghazi', que marcó en el Camp Nou la pasada temporada hace cosa de un año en el Barcelona 3-1 Ajax de la fase de grupos de Champions League, es un jugador que supera holgadamente el 1'80 de estatura, muy rápido y con gran calidad técnica. Holandés de origen marroquí, futbolísticamente se puede considerar un 'producto ajacied' de los que obviamente encajarían muy bien en el Barça ya que los conceptos tácticos tienen una gran similitud con los nuestros.

domingo, 30 de agosto de 2015

Barcelona 1-0 Málaga. Valoraciones individuales


Foto / EFE
Dejando ya de lado el bochornoso arbitraje que, dificultó de manera extrema conseguir la victoria, debo decir antes de entrar en valoraciones que el partido realizado a nivel colectivo fue sino de 10, como mínimo de sobresaliente. Las ocasiones no fueron tremendamente numerosas y claras, pero sí muchas y bastante claras teniendo en cuenta el planteamiento netamente conservador de un Málaga que, como ya comentaba en la previa, parecía estar defendiendo una renta de 3-1, ya que ni siquiera con 1-0 bajó los brazos y se movió de posición especuladora, intentando mantener esa ventaja mínima para arriesgar en los compases finales donde faltó poco para que la suerte les echara una mano y nos dejaran sin dos puntos.

Por fortuna no fue así. El Barça obtuvo una brillante victoria por un trabajo que hay que destacar sobre todo en el plano mental, ya que se requiere de un alto nivel de concentración y motivación para hacer el partido que hicimos ayer.

Para finalizar decir una vez más que, las puntuaciones van en consonancia no sólo con el trabajo realizado en el partido, sino con lo que se espera del jugador y lo que sabemos que puede dar.

Bravo: 6

Una "terstegenada" casi nos cuesta el 0-1. Cierto es que falló Busquets un pase muy fácil, pero la posición de Bravo fuera del área cuando el equipo todavía estaba en la primera fase de creación, no tenía ni el más mínimo sentido. Por lo demás, todo correcto. Sumó puntos estando alerta cuando debía estarlo, anticipándose a algunas contras peligrosas de un Málaga que como el Athletic, no le exigió esforzarse, a pesar de que sí tuvieron dos o tres llegadas muy peligrosas fruto de nuestra necesidad de arriesgar para superar un planteamiento tan conservador como el de Gracia.