sábado, 31 de enero de 2015

Decir: "El Barça también juega a la contra es..."

Foto / EFE

... la demostración de que la inmensa mayoría de supuestos "especialistas" en hablar o analizar este deporte, saben de fútbol lo mismo que el 99% de los "especialistas de bar".

El problema nace de no saber entender cuándo tienes la voluntad de jugar al contragolpe y cuándo no. Ni ayer, ni casi nunca - salvo en algún partido con el "Tata" -, el Barça tuvo voluntad de jugar al contragolpe. No pasaría nada si fuera así. Es un estilo de juego respetable, pero al mismo tiempo un estilo de juego que a la espera de que alguien sepa llevarlo un paso más allá y evolucione, está muy por detrás del nuestro en cuanto a competitividad - siempre y cuando trabajemos al 100%, razón por la que siempre digo que ellos viven de nuestros bajones que es algo que les duele mucho, pero también es algo que es verdad y aquí estamos para contar la verdad, no para mentir y hacer amigos. Este no es el blog de "cristiancinismo.com" -.

El caso es que en el 95 o 99% de los partidos el Barça rara vez tiene opciones de contragolpear. Y no es porque no queramos hacerlo, sino porque el rival no nos deja. Tú puedes contragolpear en base a donde lleve las líneas el rival y cuánto quiera jugar la pelota. Si el rival siempre tiene 11 jugadores en su propia mitad de campo y cuando ataca sólo sale con tres o cuatro jugadores buscando balones largos... ¿qué contragolpe esperas que haga el Barcelona?

En el día de ayer, las cosas fueron diferentes. Desde el primer minuto el Atlético de Madrid adoptó una postura muy atrevida y fue a buscar el partido como nunca antes con Simeone. El deber del Barça obviamente es adaptar nuestras capacidades a las circunstancias tácticas del partido, y si podemos realizar transiciones más rápidas y encontrar antes a los de arriba, por supuesto que lo haremos. Lo hicimos ayer y ojalá pudiéramos hacerlo siempre, pero eso depende justamente de los rivales.

Precisamente por eso digo que esta es "la Liga de los resignados" y me indigno tanto viendo a rivales atacando contra el Real Madrid. Porque si Messi te hace el traje que hizo ayer por dejarle un poco de espacio siendo un rival del nivel competitivo del Atlético de Madrid, qué no hará si fueran otros rivales los que se atrevieran a jugarnos así - Messi marcaría el doble de goles y daría el doble de asistencias -, y eso es precisamente lo que ayuda y mucho a un Real Madrid que además tiene mecanismos tácticos más definidos y jugadores más apropiados que nosotros para ser mejores al contragolpe, con lo que es doblemente indignante.

A diferencia del Real Madrid, del Atlético o de cualquier equipo que sí tiene habitualmente una actitud contragolpista durante todo el partido o durante varias fases del partido, el Barça jamás busca especular dejando la posesión al rival y posicionando su defensa colectiva en mitad de campo propio. La mitad de su trabajo defensivo lo realiza precisamente teniendo la pelota porque va en nuestra filosofía, y por tanto decir cosas como "también sabemos jugar al contragolpe", por aprovechar que por un día las circunstancias son propensas para generar transiciones rápidas, es no comprender ni un poquito este deporte.

jueves, 29 de enero de 2015

"Dedos que señalan caminos" y "pedir patadas a Messi"... ¿los valores madrileños?

Foto / EFE

Disfrutar con el sufrimiento ajeno. Aplaudir o apoyar la violencia contra inocentes. Son actitudes repugnantes impropias de una sociedad con valores éticos y morales mínimamente adecuados.

En todos los campos de España, de Europa y del mundo hay impresentables. Una persona o unas pocas personas no pueden representar a un colectivo, no es justo generalizar. Y sí, es cierto que en Barcelona se llevó a cabo varias veces en los últimos años el cántico: "Ese portugués, hijo p... es". Un cántico también despreciable, que sólo transmite violencia y valores inadecuados a los más jóvenes, pero hay que matizar algunas cuestiones.

En el caso del Camp Nou, los cánticos han sido insultos individuales a gente que ha provocado reiteradamente al club y la afición. Sigue siendo lamentable que la afición caiga en el insulto, pero es un "juego de dos" que gracias a las medidas que se están tomando parece que no se volverá a repetir - mis felicitaciones a quienes están creando sanciones contra los cánticos con insultos e incitando a la violencia en los estadios de fútbol -.

miércoles, 28 de enero de 2015

Contra todo y contra todos: A SEMIS

Foto / getty images

Lo que hemos visto hoy en el Vicente Calderón debería hacernos reflexionar y muy especialmente a esta Junta Directiva que lleva dejando vendido al cuerpo técnico y los jugadores desde que entró en 2010 con su silencio ante los constantes abusos y maltratos que está recibiendo el equipo.

Yo no suelo escribir en Twitter, pero hoy viendo que tras dos faltas de tarjeta naranja realizadas por Mario sobre Messi en cuestión de 60 segundos el colegiado no sacaba siquiera la tarjeta amarilla, me decidí a hacerlo intuyendo que se venía un nuevo "atraco". Y eso fue lo que sucedió.

Atlético 2-3 Barcelona

Neymar mins. 8 y 40, y Miranda (p.p.) min. 38

martes, 27 de enero de 2015

Prueba en el Calderón para conocer nuestra capacidad competitiva

Foto / Getty Images

Liga, Copa y Champions son los tres grandes títulos de cada temporada para los "grandes" de España. La Liga, es muy diferente a la Copa y a la Champions por su formato. Y es que a pesar de que los "pequeños" han cambiado mucho su filosofía contra los grandes en los últimos años y esto ha desvirtuado la competición provocando que durante casi toda la primera parte de la Liga casi no se produzcan errores de los "grandes" y por tanto que el margen de error sea más reducido en la lucha por el primer puesto, nunca se puede equiparar al reducido margen de error que existe en un título disputado con el formato liga regular, a otro con formato de eliminatoria que es el que tienen tanto la Copa como la Champions.

Cuando un título se reduce a dos partidos, los entrenadores diseñan planteamientos para 180-210 minutos y saben que cualquier error puede ser decisivo y trastocar sus planes iniciales. Exactamente lo mismo saben los jugadores que tienen que combatir con esos nervios de intentar minimizar al máximo los errores para no tener que modificar radicalmente los planteamientos tácticos que fueron ensayados durante días previos al duelo.

lunes, 26 de enero de 2015

Hay que dejar de "regalar minutos" a los rivales...

Foto / EFE

El brillante fútbol del mejor equipo de todos los tiempos - o sea, el Barça de Guardiola -, tenía muchas claves. Claves, que es muy complicado desgranar y que por supuesto casi siempre tienen que ver con dos de los aspectos más fundamentales del fútbol actual para ser el mejor: Táctica y Mentalidad.

Nuestro fútbol, ese de buscar la victoria a partir de la pelota, necesita de un nivel de concentración y disciplina más elevado que el de aquellos equipos que buscan la victoria a partir de la búsqueda de espacios - equipos especulativos, contragolpistas y que basan su fuerza principalmente en su calidad defensiva (el mejor ejemplo en la actualidad es el Atlético de Madrid) -. Es así, porque cuando buscas ganar a partir de la pelota, necesitas realizar muchos más movimientos de ataque con todas tus líneas, lo que supone: