martes, 27 de enero de 2015

Prueba en el Calderón para conocer nuestra capacidad competitiva

Foto / Getty Images

Liga, Copa y Champions son los tres grandes títulos de cada temporada para los "grandes" de España. La Liga, es muy diferente a la Copa y a la Champions por su formato. Y es que a pesar de que los "pequeños" han cambiado mucho su filosofía contra los grandes en los últimos años y esto ha desvirtuado la competición provocando que durante casi toda la primera parte de la Liga casi no se produzcan errores de los "grandes" y por tanto que el margen de error sea más reducido en la lucha por el primer puesto, nunca se puede equiparar al reducido margen de error que existe en un título disputado con el formato liga regular, a otro con formato de eliminatoria que es el que tienen tanto la Copa como la Champions.

Cuando un título se reduce a dos partidos, los entrenadores diseñan planteamientos para 180-210 minutos y saben que cualquier error puede ser decisivo y trastocar sus planes iniciales. Exactamente lo mismo saben los jugadores que tienen que combatir con esos nervios de intentar minimizar al máximo los errores para no tener que modificar radicalmente los planteamientos tácticos que fueron ensayados durante días previos al duelo.

Administrar una ventaja mínima en el Calderón


El partido de mañana es importante para conseguir acercar una competición prestigiosa como la Copa, pero también para ensayar de cara a la competición más prestigiosa como es la Champions. Cierto es que la mayor parte de los jugadores que integran nuestra plantilla están muy curtidos en eliminatorias por los muchos títulos que han ganado y muchas eliminatorias a las que se han enfrentado, pero creo que no me equivoco si digo que este grupo de jugadores nunca hasta ahora había ido a jugar el partido de vuelta fuera de casa con una ventaja de 1-0.

Es una ventaja muy buena, porque sabes que si marcas obligas al rival a hacer tres goles. Y desde luego este debe ser nuestro cometido. Si bien Simeone siempre nos ha puesto las cosas complicadas, nunca hasta ahora ha conseguido que su equipo nos haga más de un gol y si hacemos un buen trabajo de equipo, cuanto más debería costarles hacernos tres. Sin embargo esa no es más que una parte del mensaje para el partido de mañana.

A mí me interesa más saber cómo el Barça trabajar los primeros minutos de cada parte, en la que estoy seguro, el Atlético saldrá con su máxima intensidad, al límite del reglamento y espoleado por el calor de una afición que suele ser capaz de afectar mucho a los jugadores de ambos equipos emocionalmente.

La pasada temporada por ejemplo, encajamos un gol rápido en la Supercopa de España y otro en la Champions, y podemos decir que tuvimos mucha suerte de que sólo fuera uno, porque ocasiones hicieron varias para que un 2-0 no fuera nada descabellado.

Que te lo hagan en un partido puede ser casualidad, que te lo hagan en dos es muy raro que sea casualidad. Y desde luego yo tengo muy claro que fue causalidad, no casualidad. La causa, es que nuestro fútbol depende de tener el corazón caliente y la cabeza fría. Salimos demasiado conservadores y especulativos, no supimos retener la pelota lo suficiente y moverla por zonas adecuadas para evitar que el Atlético adelantara sus líneas y eso nos llevó a cometer pérdidas de posesión y posición que por supuesto el Atlético supo aprovechar.

Porque en balones largos aéreos que derivan en segundas jugadas son mejores que nosotros. Porque a la contra son muy peligrosos, y porque en acciones de estrategia también lo son y aunque nosotros hemos mejorado muchísimo con Luis Enrique en ese aspecto, si mañana hay una clave es precisamente intentar minimizar al máximo las faltas y los corners.

Altisima concentración desde Bravo hasta Messi, especialmente en los primeros 20 minutos de cada parte.


Si algo necesitamos mañana, es que cada uno de nuestros jugadores sepa que va a hacer con su posición y con la pelota, antes de que le llegue a los pies. Lo hicimos muy bien en los dos partidos anteriores con Bravo, Ter Stegen, Mascherano, Piqué y Busquets muy rápidos y atentos para generar siempre alguna salida ante la presión adelantada del Atlético. Fue sin duda una de las importantes diferencias respecto al Barcelona del "Tata" en aquellos partidos donde encajamos goles tempraneros.

En esos primeros minutos donde el Atlético trabajará sin balón a un nivel de 10, no debe interesarnos tanto marcar, sino bajar su nivel de intensidad lo más rápido posible y esto se consigue con un buen juego de posición que a su vez se consigue con un alto nivel de concentración y disciplina. Obligarles a correr y desear que el "trencilla" saque las tarjetas impidiendo que el Atlético cada vez que se vea superado corte el juego con patadas para restablecer su estructura defensiva y de paso descansar unos segundos con el juego detenido.

Debemos ser listos y conducir la pelota lo estrictamente necesario en esos minutos - ¿vale Messi? ¿vale Neymar? ¿vale Iniesta? -, y mañana sí es interesante que existan balones largos especialmente a la zona de Luis Suárez, quien debe tener cuidado de no perder los papeles con Godín, un provocador nato que ya le desquició bastante en la ida y mañana con el ambiente en nuestra contra puede ser todavía peor.

Si conseguimos superar esos minutos de agobio, estoy seguro de que más temprano que tarde conseguiremos nuestro gol. No debemos olvidar además, que en todos los partidos de la pasada temporada, el Atlético de Madrid siempre acababa fundido físicamente y muy metido atrás, con lo que el 0-0, e incluso un 1-0 por "jugada aislada" no debería alterarnos y debe permitirnos seguir jugando a nuestro nivel.

¿Y si hacemos el 0-1 rápido?


Obviamente si hacemos el 0-1 rápido mucho mejor. Ese gol sería un auténtico mazazo para el Atlético ya que le obligaría a marcar tres goles y eso rompe con los planes de Simeone seguro. El Atlético sólo está preparado para volcarse ante un equipo como el Barça, si el Barça con 0-1 piensa que todo está hecho y se dedica a "sestear el partido". Eso podría permitirles ir encerrándonos en nuestra mitad de campo y no nos conviene.

En caso de 0-1, mantener la concentración y aumentar nuestra verticalidad para hacer daño a un rival que tendrá que arriesgar y no está acostumbrado a hacerlo ante "grandes".

Alineación


Creo que parece más que evidente que ya hay "alineación de gala", y será la que veremos mañana en el Calderón con:

Ter Stegen

Alves Piqué Mascherano Alba 

Busquets 

Rakitic Iniesta 

Messi Suárez Neymar

Ahora sólo queda esperar a que las instrucciones de Luis Enrique sean buenas, que la actitud del equipo sea igual de buena o mejor, y si es así, seguro que tendremos muchas opciones de alcanzar las semifinales y colocar la Copa, un pasito más cerca de casa.

Vamos

lunes, 26 de enero de 2015

Hay que dejar de "regalar minutos" a los rivales...

Foto / EFE

El brillante fútbol del mejor equipo de todos los tiempos - o sea, el Barça de Guardiola -, tenía muchas claves. Claves, que es muy complicado desgranar y que por supuesto casi siempre tienen que ver con dos de los aspectos más fundamentales del fútbol actual para ser el mejor: Táctica y Mentalidad.

Nuestro fútbol, ese de buscar la victoria a partir de la pelota, necesita de un nivel de concentración y disciplina más elevado que el de aquellos equipos que buscan la victoria a partir de la búsqueda de espacios - equipos especulativos, contragolpistas y que basan su fuerza principalmente en su calidad defensiva (el mejor ejemplo en la actualidad es el Atlético de Madrid) -. Es así, porque cuando buscas ganar a partir de la pelota, necesitas realizar muchos más movimientos de ataque con todas tus líneas, lo que supone:

domingo, 25 de enero de 2015

Real Madrid 35 - 15 Barcelona (penales a favor de uno y otro en las primeras vueltas)

Foto / sport.es

La imagen que adjunto a este 'post' es del diario 'Sport' en su versión 'online'. En ella nos muestran la estadística de penales a favor señalados a Real Madrid y Barcelona en las primeras vueltas desde la temporada 2008-09 hasta la temporada 2012-13.

El balance es de Real Madrid 26 - 13 Barcelona. Una paliza de escándalo a favor del Real Madrid, mientras los medios de mayor tirada de este país gritaban: "Villarato", que por si alguien no sabe lo que es, es el término que se utiliza para decir que el Barcelona era ayudado a ganar por los árbitros, a petición del Presidente de la Federación de Fútbol española.

No sé cómo sería la estadística de la pasada temporada. Seguramente también favorable al Real Madrid, pero vamos a omitirla y sumemos a ese 26 - 13, el 9 - 2 de la presente temporada (creo que sólo llevamos 2 a favor, el de ayer y el de Levante que falló Messi, aunque igual me equivoco, pero creo que no), con lo que obtenemos el maravilloso parcial de: Real Madrid 35 - 15 Barcelona, en penales señalados a favor para uno y otro en la primera vuelta.

sábado, 24 de enero de 2015

Elche 0-6 Barça. Objetivos cumplidos, pero hay cosas que no pueden ser


Ahora que ya ha pasado el partido y con marcador exitoso, puedo sincerarme y decir que creía que en el partido de hoy nos dejaríamos puntos. Valoro mucho el trabajo táctico de Escribá en el Elche y con las obligadas rotaciones más la proximidad del partido ante el Atlético que podía reducir nuestro nivel de implicación, no las tenía todas conmigo. Sin embargo, se consiguieron casi todos los objetivos. El fundamental eran los tres puntos y el secundario administrar energías lo mejor posible.

Elche 0-6 Barcelona

Piqué min.35, Messi mins. 53 (p) y 87, Neymar mins. 68 y 71, y Pedro min. 90

viernes, 23 de enero de 2015

Para ganar en Elche necesitamos los "mejores Xavi, Pedro, Bartra..."


Comenzó 2015 con una derrota en Anoeta que hizo estallar al equipo y al Barcelonismo. Los resultados no eran del todo malos, pero el juego era poco convincente y aquella derrota por 1-0 hizo mella en todos. En todos, incluído Luis Enrique, que decidió con buen criterio, dejar de dar grandes oportunidades a jugadores reservas con capacidad para ser importantes titulares, pero que para nada ofrecieron el nivel que deberían.

Desde entonces estableció una "11 de gala":

Bravo/Ter Stegen

Alves Piqué Mascherano Alba  

Busquets

Rakitic Iniesta

Messi Suárez Neymar

y el nivel competitivo del equipo ha crecido varios puntos, recuperando las mejores sensaciones que se habían ofrecido en los primeros partidos de la temporada.

No debe significar esto que esa alineación ya sea incuestionable. Montoya, Bartra, Mathieu, Adriano, Xavi, Rafinha, Pedro, Sergi Roberto... cuentan con el nivel para ganarse la titularidad por mucho que hoy estén muy lejos de ese objetivo. Pero no sólo se trata de que cuenten con nivel para ser titulares fijos, sino también de que sean capaces de ser importantes y decisivos para el equipo.